noviembre 08 2021 0comment
Zoilo Ríos Aspanoa, grullas

El Grupo Zoilo Ríos realiza una donación a Aspanoa gracias a la campaña ‘1.000 grullas contra el cáncer’

La recaudación obtenida por la venta de grullas de origami para colorear en sus estaciones de servicio se destinará a proyectos de investigadores aragoneses relacionados con el cáncer infantil

 

El Grupo Zoilo Ríos ha recaudado 4.150 euros gracias a la campaña ‘1.000 grullas contra el cáncer’ que donará a Aspanoa y que se destinarán a financiar proyectos de investigación relacionados con el cáncer infantil en Aragón. Esta iniciativa solidaria, vigente desde la primera semana de julio hasta la tercera de septiembre, tuvo una excelente acogida por parte de los usuarios de sus estaciones de servicio de la red Repsol, que adquirieron grullas de origami para colorear aprovechando las fechas estivales y el aumento de los desplazamientos por vacaciones.

La campaña se basa en una antigua leyenda japonesa que dice que, si haces mil grullas de papel, se te concederá un deseo. En los años 60, Sadako Sasaki intentó lograr este reto. Tenía 12 años y le habían diagnosticado una leucemia muy agresiva causada por la lluvia radiactiva de la explosión de la bomba atómica que se lanzó en Hiroshima, su ciudad. Con mucho tesón y capacidad de sufrimiento, la pequeña hizo cientos de grullas antes de fallecer en el hospital y sus compañeros de colegio decidieron completar el desafío de las mil grullas de origami en su recuerdo.

Zoilo Ríos, director gerente del grupo empresarial, ha hecho entrega del cheque al gerente de Aspanoa, Juan Carlos Acín, y ha destacado “la satisfacción y el orgullo que supone difundir la labor de Aspanoa y contribuir al desarrollo de proyectos de investigación que mejoren la situación de los niños con cáncer”. Por su parte, Acín ha agradecido “iniciativas como las del Grupo Zoilo Ríos, que siempre está dispuesto a aportar su granito de arena en la lucha contra el cáncer infantil”.

Aspanoa tiene como reto estratégico convertir Aragón en un referente nacional en el tratamiento y la investigación del cáncer infantil, y para ello mantiene el compromiso de lanzar anualmente una convocatoria dotada con 60.000 euros para financiar proyectos de investigación y otra de 30.000 euros para impulsar la formación de profesionales sanitarios y acciones de humanización en el ámbito de la oncopediatría aragonesa. En este sentido, el impulso de Aspanoa ha permitido lanzar las primeras investigaciones contra el cáncer infantil de la historia de Aragón, que hasta 2018 nunca había trabajado en esta enfermedad. Con una inversión comprometida de 365.000 euros, se han podido poner en marcha cuatro proyectos, tres de los cuales se desarrollan en el Instituto de Investigación Sanitaria Aragón (IIS Aragón) y el otro, en el Hospital Infantil Miguel Servet.

Los tres proyectos que se desarrollan en el IIS Aragón están liderados por los científicos Julián Pardo, Alberto Jiménez Schuhmacher y Patricia Sancho. El primero busca tratamientos más efectivos contra las leucemias y el neuroblastoma, que representan el 40% de los cánceres infantiles más frecuentes, a través de las nuevas inmunoterapias y, en concreto, las denominadas células NK (‘natural killers’ o ‘asesinas naturales’ en castellano). Está previsto comenzar los ensayos clínicos en pacientes en el año 2023.

El proyecto coordinado por Alberto Jiménez busca nuevos métodos para diagnosticar el glioma difuso en tronco (DIPG), un raro tumor cerebral infantil de mal pronóstico que es casi imposible de biopsiar sin poner en riesgo al niño. Jiménez Schuhmacher pretende desarrollar una técnica que permita conocer el subtipo de tumor que es mediante una biopsia virtual no invasiva.

El tercer proyecto, liderado por Patricia Sancho, investiga cómo evitar que los meduloblastomas -el tumor cerebral más frecuente en los niños con cáncer- reaparezcan tras el tratamiento, ya que cuando se producen recidivas las expectativas de supervivencia bajan drásticamente.

En cuanto al proyecto desarrollado en el Hospital Infantil Miguel Servet, lo lidera la doctora Esperanza Castejón, de la Unidad de Nutrición, y busca diagnosticar de forma precoz la malnutrición que pueden sufrir los niños con cáncer como consecuencia de los agresivos tratamientos que están recibiendo para combatir la enfermedad. Para ello, Aspanoa ha donado al Hospital aparataje de última generación.